Imagen cortesía de: w3.senderodeevolucion.com

Cada año, la familia americana promedio dona aproximadamente el 3,4 por ciento de sus ingresos discrecionales a la caridad. La mayoría de estas contribuciones de caridad se realizan de octubre a diciembre, conocida como la “temporada de donaciones” en el sector sin fines de lucro.

Entonces, ¿qué inspira a los individuos a donar a la caridad?

Estados Unidos es un líder mundial en contribuciones a la ayuda externa. Sin embargo, hay incertidumbre sobre la postura de Donald Trump sobre tales contribuciones. La nueva administración también puede proporcionar menos apoyo a los programas sociales, como Planned Parenthood. Como resultado, puede ser cada vez más necesario para las organizaciones benéficas  intensificar y recaudar más dinero para apoyar estas áreas clave de la política.

Un factor en la comprensión de las decisiones de las personas para donar a la caridad, es cuánto dinero tiene cada donante potencial. Sin embargo, el efecto de la riqueza sobre las donaciones caritativas no siempre es claro. En una investigación reciente, tres investigadores trataron de averiguar qué hace que una persona sea más propensa a abrir su cartera.

¿Los ricos dan más?

Puede parecer obvio que los individuos ricos deben ser los más generosos.

Después de todo, están en la mejor posición financiera para ayudar a los necesitados. Sin embargo, también es posible que las personas que ganan menos dinero sean las más empáticas con los necesitados porque pueden entender mejor lo que es no tener suficiente.

Curiosamente, al mirar los datos, ambos patrones parecen ser verdad. Muchos estudios muestran que cuanto más dinero tiene la gente, y cuanto más alto en la clase social se sientan, más dinero donarán a la caridad.

Teniendo en cuenta que la generosidad financiera es posible para los individuos a través del espectro socioeconómico, junto con sus colegas Eugene Caruso en la Universidad de Chicago y Elizabeth Dunn en la Universidad de Columbia Británica, se llevó a cabo una serie de experimentos para averiguar las condiciones bajo las cuales, lo más ricos y menos están motivados a donar a la caridad, y el resultado fue claro, los más ricos son los más generosos debido a su poder económico.

Dejar respuesta