Se trata de un film francés de ciencia ficción estrenado en el año 2012. La historia está ambientada en el futuro, concretamente en el año 2079. La MS1 es una prisión atípica con fines experimentales que se encuentra en el espacio exterior, a más de 50 millas de la Tierra. Allí se encuentran los 500 criminales considerados como los más peligrosos del planeta. Su estancia allí tampoco es la habitual dentro de una prisión, se encuentran en un constante estado de letargo inducido.

Emillie Warnock, la hija del presidente, decide viajar hasta la prisión en un acto de misión humanitaria. Pero a su llegada se produce un motín, y los peligrosos reclutas se hacen con el control de la prisión. Tanto ella como el resto de los trabajadores de la MS1 quedan secuestrados y con la amenaza de ser ejecutados en cualquier momento. El presidente Warnock no se lo piensa dos veces y envía al agente Snow a la cárcel con el objetivo de salvar a su hija a cualquier precio. Para ello le concederá la libertad a Snow que hasta el momento era un convicto que fue encarcelado por ser acusado de conspiración y espionaje contra su país.

Un poco de crítica sobre MS1: Máxima seguridad

La película trata de rescatar algunos tópicos de otras películas de acción que han marcado un antes y un después en la cultura cinematográfica, como Aliens o Jungla de Cristal, pero sin embargo está lejos de quedarse garbada en nuestra memoria como lo fueron estos clásicos. De modo que nos hallamos ante un film que cumple con el propósito de entretener, un producto de rápida y fácil digestión, que seguramente no sea para ver premeditadamente, sino de encontrársela por curiosidad y lanzarse de lleno en la piscina para verla. Eso sí, también entre golpe y golpe se nos puede escapar alguna que otra risita por el planteamiento poco creíble de algunas escenas de acción.

 

Dejar respuesta